SOBRE MÍ

sobre María.

De Galicia, el respeto por el producto. De Berlín, la vanguardia y la ruptura de esquemas. Y de Barcelona, el cóctel del Mediterráneo: placer, saber que se puede comer sano y flipar en colores.

Una mesa con mantel blanco. Ese es el recuerdo que me acompañaba cuando empecé a darle forma a Blue Truffle. La idea de comida hecha en casa con productos de temporada; de Coruña como lugar de la infancia en la que ensayaba bizcochos con mi abuela, hasta entender que la repostería es una cuestión de física y química. Y el regalo que siempre pedía por mis cumpleaños: conocer un restaurante nuevo. Tengo presente los juegos y las juergas pero por encima de cada uno de mis recuerdos está el gusto por comer y el placer de cocinar.

Por alguna extraña razón, a los 22 años me convertí en ingeniera. Y ello tuvo lugar entre Barcelona y Austria. Al acabar mi TFM, y como ejemplo sólido de mi generación, Berlín fue mi destino durante 4 inviernos. Y mi primer trabajo fue un cafecito “fancy” cerca de Savignyplatz. Tenía tantas ganas de ser lo que no sabía que ya era que les dije: “Soy María, soy española, hablo idiomas y hago la mejor tarta de zanahoria del mundo”. Y así fue como empecé a construir una idea que, todavía hoy, forma parte de los mejores recuerdos de la década de mis veinte.

yo3
2011, cafecito fancy de West Berlin

La tarta de chocolate blanco con canela; el apple pie que hacía saltar las lágrimas, o la tarta soufflé de chocolate… “Inventos” que horneaba y que mi jefe aplaudió introduciéndolos como básicos en el portfolio. La satisfacción de terminar el día y que no quedasen ni las migas, me producía un subidón igual o mayor que al terminar la presentación de un nuevo lanzamiento. Pero claro, con 22 años lo disfruté sin darle el lugar en la categoría de lo oficial.

yo2
foto por @lunadesantiago

Entre estrategias y prototipos comencé a (r)evolucionar y descubrir que comer sano y mejor me hace más feliz. Aprendí a escuchar mi cuerpo y a entender que cuidarse significa vivir con una mayor calidad de vida, ahora y en el futuro. Con Blue Truffle quiero abrir posibilidades a quienes deseen experimentar y recrear nuevas recetas. Ayudar a elaborar desayunos “con estructura”, energética y colorida; comidas que aporten el “equipo” de proteínas y de sabores reales; o postres en los que lo natural ha sustituido al azúcar, haciéndolos ligeros y dibujando un escenario de nuevas sensaciones.

Blue Truffle es también un proyecto construido a través de mis vivencias y conocimiento. De Galicia, el respeto por el producto. De Berlín, la vanguardia y la ruptura de esquemas. Y de Barcelona, el cóctel del Mediterráneo: placer, saber que se puede comer sano y flipar en colores.

Si somos lo que comemos también somos lo que imaginamos. Os animo a diseñar nuevas fórmulas dentro de la gastronomía saludable, a indagar en lo auténtico, a probar sabores que confluyen en nuevas armonías… Y a elaborar los mejores menús  para que tengamos una vida larga y disfrutona.

Bon apetit!!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad